Carta a un joven manifestante

“Ciertamente he visto la opresión que sufre mi pueblo en Egipto. Los he escuchado quejarse de sus capataces, y conozco bien sus penurias. Así que he descendido para librarlos del poder de los egipcios y sacarlos de ese país, para llevarlos a una tierra buena y espaciosa, tierra donde abundan la leche y la miel. […] Han llegado a mis oídos los gritos desesperados de los israelitas, y he visto también cómo los oprimen los egipcios. Así que disponte a partir. Voy a enviarte al faraón para que saques de Egipto a los israelitas, que son mi pueblo.”

Dios hablándole a Moisés (Libro de Éxodo 3,7-10).

Hemos visto el último tiempo cómo la gente vive en opresión y se ha manifestado en marchas sociales (recordemos Aysen, el Movimiento Estudiantil, etc). Pero la opresión que sufre el pueblo no es algo nuevo, lo vivieron los israelitas hace más de tres mil años.

Sin embargo, lo que me llama profundamente la atención es que los israelitas fueron mucho más sabios al momento de dirigir sus fuerzas y demandas. Se volvieron a Dios y a él le pidieron que los liberara. No pidieron armamento; no fabricaron armas de destrucción masiva, no hicieron sables, espadas o flechas; no salieron a hacerle protestas a Faraón de Egipto. Esta es una actitud que se ha perdido.  Ahora los llamados son a bloquear caminos, hacer tomas en colegios, salir a hacer destrozos, etc. Incluso el vídeo de ‘Kony 2012’ hecho por un cristiano llamaba a que EE. UU. enviara más tropas a Uganda.

La pregunta obvia es: ¿para qué salir a hacer peticiones o protestas en contra de las personas que los mismos manifestantes llaman opresores? Si realmente son opresores, entonces no escucharán a los manifestantes. De hecho, casi nunca escuchan la voz del pueblo. Además el poder de los gobernantes es bastante limitado. Casi nunca está la voluntad, el presupuesto, el tiempo, etc. Aquí es donde yo les quiero ofrecer una nueva solución: buscar respuesta en Dios. Él es el único que los escuchará y les responderá sus peticiones.

Israel fue 430 años oprimido por los egipcios. Un día Dios los liberó de allí. Los israelitas no necesitaron hacer guerra ni protestar. Los egipcios simplemente no pudieron contra un poder infinitamente mayor. Si todos nos decidiéramos a confiar en que Dios nos librará de nuestros opresores, entonces Dios se agradaría y de seguro obtendríamos la respuesta.

2 thoughts on “Carta a un joven manifestante

  1. Personalmente creo que la historia del éxodo debe estar bastante amañada. Como no creo en milagros, hay cosas que parecen muy raras. Hacer caminar a un millón de personas con ganado por el desierto es una de las más importantes. Otra cosa que me llama la atención es que el Monte Sinaí parece comportarse como un volcán.

    Yo creo que los Israelitas deben haber sido algo parecido a como son los gitanos ahora en Chile, quizá algo más unidos entre sí. Y seguramente los expulsaron porque el Faraón debe haber pensado que estaban trayendo mala suerte. Pienso que eran unas pocas familias nómades que se fueron en caravana, y poco a poco se les fueron uniendo más gente. Luego deben haberse empezado a comportar como los hunos, y con el paso del tiempo lograron establecer un reino entre los cananeos.

    Con respecto al post, yo creo que fue más una expulsión que una salida voluntaria. Pero suponiendo que hubo una lucha contra la opresión, el clamor a Dios produjo cosas bastante violentas (también después en la conquista de Canaán). Creo que, si se va a clamar a Dios, hay que hacerlo sin tener un espíritu violento. Y no creo que ese sea el caso de los chilenos, realmente.

    Eso, saludos!

    Like

  2. Teotecnico: Hay bastantes aportes en tu comentario, sin embargo, también veo algunas cosas erradas.

    Los israelitas eran esclavos en Egipto, en eso se diferencian con los gitanos de la actualidad, ya que los últimos no son esclavos.

    Faraón los expulsa por miedo, ya que Dios hace caer sobre ellos las famosas plagas. Lo curioso es que estas plagas solo caían sobre los egipcios y no sobre los israelitas.

    La verdad es que Dios no quiso ser violento, ya que Moisés va donde Faraón y le dice “deja ir a mi pueblo”. Faraón tuvo la oportunidad para dejarlos ir, lo cual era justo, pero se endurece su corazón y no los deja ir. Esto termina en que finalmente se enoje mucho con Moisés y amenaza con matarlo si volvía a presentarse ante él. ¿Realmente los israelitas eran los violentos? ¿Entonces por qué es Faraón quien piensa en asesinar a su líder?

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s