¿Dónde quedó nuestra voluntad y nuestro deseo?

En las iglesias tradicionales (esta iglesia no es convencional) se habla mucho de la voluntad de Dios y de que se haga lo que el Señor quiere. Este mensaje no es un mal en sí mismo ni es un error fundamental, pero el énfasis exacerbado en la voluntad divina sí es un error y conlleva a errores fundamentales.

La oración modelo que nos dejó Jesús dice así: 

(…) hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano.

¿Creen ustedes que Jesús se refería con esta oración al pan solamente? Yo interpreto que los seres humanos somos mucho más complejos y no solo de pan vivimos. También tenemos un alma y deseamos y necesitamos cosas profundas. Por ejemplo, necesitamos personas a nuestro lado que nos quieran, necesitamos realizarnos y llegar a un desarrollo psicológico y social óptimo.

Lo que se ha perdido en las oraciones de hoy es justamente la expresión de nuestras peticiones a Dios. Algunos pastores y curas enseñan una falsa espiritualidad diciendo que no pidan “nada material” o que es preferible pedir “cosas espirituales” o, simplemente, que debemos darle las gracias a Dios por lo que tenemos. Enseñan un conformismo que no está relacionado con la fe.

Así como el placer no es un pecado, el deseo tampoco lo es. Dentro del “pan cotidiano” podemos pedir un trabajo que nos guste, podemos pedirle a Dios una esposa/o con quien seamos felices, podemos pedir lo que necesitemos, incluso esas cosas que parecen más difíciles, puesto que nada es difícil para Dios. Para Dios nada es imposible.

Dios es persona. Esto quiere decir que tiene pensamientos, sentimientos y puede relacionarse con nosotros. Si fuera solo una energía o un poder nebuloso, no serviría de nada expresarle lo que queremos. Por eso es necesario imaginarlo como si fuera un amigo. Un amigo no querría escuchar que le decimos 10 veces de memoria “Padre nuestro que estás en los cielos (…)”. Un padre no querría que le dijéramos que se hiciera su voluntad sin expresarle lo que nos ha pasado, lo que hemos vivido, lo que hemos pensado, lo que hemos deseado. Por esta razón, Jesús dice que Dios es nuestro Padre. Porque Dios no es una inmaterialidad energética, sino una persona que nos puede oír, escuchar y hablar.

¿Recuerdan la oración que Jesús hizo en Getsemaní? El mismísimo Dios encarnado le dijo a su Padre:

Padre mío, si es posible, líbrame de este trago amargo; pero que no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.

Noten la sinceridad de Jesús en esta oración. Observen la expresión clara de sus pensamientos y deseos. Él le pide a Dios que, si es posible, pase de él ese trago amargo que sería la crucifixión. Jesús no es masoquista, él sabe que Dios quiere lo mejor para nosotros. ¿Qué dirían la mayoría de nuestros pastores, sacerdotes si estuvieran en una situación similar? Darían a entender una devoción falsa diciendo: “Que se haga tu voluntad, no importa que tenga que sufrir, no importa si tengo que vivir una vida de pobreza, etc”. Yo pregunto: ¿por qué enseñan una falsa humildad, falsa devoción y falsa espiritualidad? Dios quiere seres humanos con los cuales relacionarse y no autómatas sin voz ni razón.

Si hubiese querido autómatas, de hecho, nunca hubiera sido necesaria la crucifixión de Jesús que se debió a la desobediencia de Adán. No puede haber obediencia o desobediencia en un ser no pensante o en un ser sin voluntad. Dios nos hizo con pensamientos propios y personalidad única.

Los insto a ser auténticos con Dios. Dios quiere su unicidad. Eso es lo más precioso para él porque ustedes son su creación (a imagen y semejanza de Él). Si están molestos, díganselo a Dios. Si están tristes, díganselo a Dios. Si están alegres, canten para él. Si están enamorados, díganselo a él. Él desea una relación con ustedes: con cada uno de ustedes. Él tiene la capacidad de escucharnos a todos y tener una relación única con cada uno de nosotros. Siempre nos escuchará, siempre estará presente, aún cuando no haya alguien para apoyarlos Dios los sostendrá.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s