Shake It Out! (¡Sacude la culpa fuera!)

Hoy les hablaré de la culpa. El título del artículo hace referencia a una canción llamada “Shake it out” de la banda inglesa “Florence and The Machine”. ¿Por qué esta canción? Ya veremos.

La culpa es, desde la psicología, la acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado. Me he dado cuenta que muchas personas viven en ese estado, con ese sentimiento. Lo llevan a cuestas porque les han enseñado a cargar con él. ¿Dónde se lo han enseñado? En la escuela, en la iglesia, los padres, etc.

Si es un sentimiento que está dentro de nosotros no creo que sea malo, pero creo que no se le ha dado el lugar correcto en nuestro interior. En este artículo me esforzaré por dejar a la culpa en “su” lugar.

Hay dos formas incorrectas de lidiar con este sentimiento: el ignorarlo y el sobrevalorarlo. Analicemos la primera forma.

Hay gente que vive sin atender a ese sentimiento: lo evaden, pero esas personas tienden a tomar actitudes autodestructivas e intentan castigarse —inconscientemente— por ese error que han cometido. Otras personas que no escuchan la culpa comienzan a actuar de forma indolente, como si nada les importara.

Ahora analicemos a quienes sobrevaloran la culpa.

Estas personas suelen recordar cada día lo que han hecho mal. Toman una actitud similar al duelo, pero de forma enfermiza, extendiéndolo de forma indefinida en el tiempo. Tienden a paralizarse: no actúan (lo cual es muy peligroso). No reaccionan. Dejan de hacer el bien, dejan de comunicar porque no se sienten dignos, no se sienten limpios. Viven con paranoias. Tal vez de la culpa provienen mucha de nuestras angustias.

Entonces, ¿para qué sirve la emoción de culpa? Sirve para aprender a reconocer equivocaciones. Sirve para tener una actitud humilde cuando se comete un error. Sirve para detenerse y hacer una autoevaluación y auto-examinarse. Lo importante es no detenerse en este sentimiento eternamente. Está bien admitir un error y vivir la emoción de culpa, pero no se puede vivir con ella todo el tiempo. Hay que aprender a perdonarse y saber que Dios nos perdona si nos arrepentimos. No es necesario arrepentirse dos veces. La primera vez que le pidamos perdón a Dios, lo obtendremos. Él no nos pedirá sacrificio porque para eso Jesús murió en la cruz: para perdonarnos.

Cuando nos equivocamos el mundo suele destituirnos. La empresa en que trabajamos por tantos años nos despide del trabajo, nos echan del grupo de amigos o una pareja se podría alejar para siempre de nosotros.

Las personas suelen carecer de misericordia, pero Dios es diferente.

¿Recuerdan cuando Pedro niega a Jesús tres veces? Pedro se sintió muy culpable por lo que había hecho. Jesús, mucho antes, había dicho que sobre esa roca (Pedro viene de petra, en griego) había de edificar su Iglesia, porque la iglesia está hecha de personas y no de ladrillos como nos han querido hacer creer. Luego de que Pedro lo niega, Jesús podría haberle quitado tal honor (ser la roca), pero en vez de eso le pregunta tres veces si lo ama y luego de que Pedro le respondiera la tercera vez: “Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.” Jesús le dice: “Apacienta mis ovejas”. Jesús no lo destituye ni avergüenza delante de sus otros discípulos. Jesús lo confirma en su lugar de apóstol.

Recordemos la actitud de Jesús cuando alguien nos traicione. Aprendamos a perdonar a quienes nos traicionan o se equivocan con nosotros. Recordemos el amor de Jesús cuando cometamos un error. Recordemos que él nos perdona y no nos destituye. El Enemigo querrá que no cumplas tu misión, tal vez te quiera hacer sentir que ya nada vales por tus pecados; pero siempre ten en mente que eres libre: Dios te ha perdonado.

Para terminar les dejo esta canción de ‘Florence + The Machine’ que, según mi interpretación, habla de sacarse de encima los demonios de la espalda. Esos demonios que te culpan y no te dejan avanzar. Esos demonios que no te dejan danzar porque no te permiten alegrarte. Pero como dice un verso de la canción: “It’s always darkest before the dawn” (siempre es más oscuro antes del amanecer): cuando todo parece perdido aparece nuestro Dios que es Luz infinita. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s