Demonología

Los demonios tienen algo así como centrales de inteligencia donde estudian, analizan y generan estrategias para combatir a los seres humanos y desviarlos de su fe en Dios. (Así como el ser humano, los demonios también tienen voluntad e inteligencia). En este artículo dilucidaré cuales son algunas de las estrategias de los demonios para que, de esta forma, estemos más atentos y aquellos que se encuentren en el error vean la Luz. ¿Les parece? Comencemos.

Partamos por la base de que el ser humano es religioso por naturaleza. El ser humano cree en divinidades hace milenios atrás. Antiquísimas civilizaciones ya tenían religión. La religión empezó incluso antes del sedentarismo. Todos tenemos una predisposición a creer en algo más allá de nosotros. Todos tenemos cierta “energía espiritual”. Los demonios han sabido bien cómo trabajar esta energía para desviarla de su verdadero objetivo: Dios.

Lo segundo que debes tener en cuenta para comprender este artículo es que estamos en una Gran Guerra Universal y en el planeta Tierra están las trincheras. Pero “no peleamos contra sangre ni carne, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales” (Efesios 6,12). Esta lucha no es contra personas, es contra lo que no podemos ver (aunque hay personas que han visto demonios). Debes elegir de qué lado estás. Hay un perdedor injusto y un ganador justo. Quien ya venció es Jesús. El demonio ya ha sido derrotado, pero intenta desesperadamente atraer gente a su derrota eterna.

Una de las estrategias más usadas por los diablos es que pensemos que no existen. De esta forma, no sufren ataques directos y se pueden introducir en tu mente estando desprevenido, dándote ideas fatales. Otra estrategia, para las personas que sí creen en su existencia, es el exigir veneración, haciendo pensar a la persona que le darán algo a cambio de adorarlos. Pero los demonios son mentirosos, astutos y malvados por excelencia: nunca nos darán algo, solo nos quitan. Hacen que la gente haga pactos con ellos, pero lo que la gente desconoce es que ellos nunca cumplen su parte del trato.

De seguro, el ateísmo debe haber salido de uno de los arduos trabajos de sus centrales de inteligencia. Sin embargo, el ateísmo es una simple fantasía. Las personas que se consideran ateas solo reemplazan un dios por otro. Los ateos suelen darle a otra cosa, por ejemplo las ciencias naturales, las características de Dios. Entonces, dejan que la ciencia controle sus vidas y dicen que esta todo lo sabe, todo lo puede (o al menos, tiene el potencial) y está presente en todo. Incluso existen profesantes del ateísmo: gente que es activista del tema. ¡Una vez leí en una noticia que planeaban hacer un templo del ateísmo! ¿Pueden imaginar una idea más contradictoria?

Existen personas con mucha fe (Dios da el don a algunas personas). A estos, los demonios les muestran los juegos de azar y les hacen creer que algún día ganarán un premio si juegan cierta combinación de números. Estoy hablando de personas que juegan todas las semanas con la esperanza de que “esta vez sí ganan el premio”. No se dan cuenta que después de desperdiciar su dinero, años después, nunca ganaron algo. Y mueren más pobres haciendo más rica a una institución. La probabilidad de ganar era menor de 1 en un millón, pero prefieren hacer este ritual en vez de ir y pedirle a Dios lo que necesitan. Se pueden llegar a burlar de alguien que le pide a Dios en oración que les conteste, pero no se dan cuenta de la locura matemática en la que viven ellos.

A otros les hacen poner su fe en unas cartas mágicas (tarot, etc.) haciéndoles creer que de allí provendrá gran sabiduría. El trabajo demoniaco en la lectura de cartas es que desvían la atención de la persona. En vez de creer en el maravilloso poder de Dios comienzan a creer en el supuesto poder de las cartas.

De los demonios han salido las más ridículas y estúpidas fantasías. Una de ellas es el racismo. Hay personas que creen son superiores a otras solo por tener ciertos genes y no otros. Sin embargo, el racismo ha sido tan atacado que la gente ahora no se siente atraída por este (dejó de ser popular), por lo cual, los demonios han tenido que crear otras ideologías más “suaves” como el clasismo.

El clasismo se ha radicado fuertemente en Chile. Se “crearon” dos grupos de personas: los ABC1 y los que no lo son. Supuestamente, unos escuchan música selecta y los otros reggaetón; unos leen El Mercurio, los otros leen La Cuarta; unos usan iPhone, los otros usan Android. El grupo ABC1 no se debe mezclar con la “chusma”. Solo deben juntarse con gente de sus mismos apellidos y de sus selectos círculos. Si uno lo analiza bien, los clasistas formaron una secta. Tienen un código de palabras: una jerga especial; un código valórico; si alguien desea entrar a su grupo debe poseer los contactos adecuados, los apellidos correctos, no importa cuántos méritos se tenga (inteligencia, ser hábil, ser buena persona, etc.).

Algo que se debe tener en cuenta para entender de demonología y su forma de operar es que los demonios solo entran a las personas que se lo permiten. Es decir, la responsabilidad no es de los demonios, sino del ser humano que le permitió cabida en su corazón (también conocido como mente o alma). Los demonios no tienen permitido entrar en un alma que los rechaza. Por otro lado, debemos estar conscientes de que los demonios son irrespetuosos, no aman a la humanidad, por lo cual no “golpean la puerta” para entrar en ti. A los demonios se les debe rechazar y no se debe dejar ninguna chance a la tentación. Dios, en cambio, sí es respetuoso y nunca te obligará a que creas en Él o a que lo sigas. Eso es lo magnífico de Dios: que sea tan poderoso y amoroso a la vez.

Te recomiendo que escojas como Dios a una Persona que dio su vida por ti y no alguien que quiere robar tu vida, engañarte o atormentarte. Aconsejo que te acerques a Jesús, ya que, aunque su camino es estrecho, con Él tendrás Vida. En el otro camino —más ancho— solo hay penumbra, muerte, oscuridad, vanidad y engaños.

5 thoughts on “Demonología

  1. Gran columna amigo, me encanta tu claridad para explicar este tema “tabú”, yo creo que para alguien religioso es muy fácil que caiga en las redes de estos , más vale estar firmes en la fe en Cristo, pues todos los avances de las tecnología, el intelecto ególatra de muchos letrados, todas las nuevas cosas que hoy se aceptan porque estamos en , solo hacen alejarse del verdadero Dios que todo lo puede y que nos manda a estar firmes y confiados en El…es inconcebible creer que un dibujo de una carta me va a dar la solución a mi vida, es inaceptable pensar que alguien se fíe de un charlatán que dice tener poderes y promete que va llenar de riquezas su casa o que va a limpiar de su casa.
    Creo que existe un letargo espiritual y una actitud cómoda al respecto de los demonios activos a nuestro alrededor, es mejor pensar que no existen y que es no más que las cosas no vayan bien.
    Felicitaciones amigo, tu escritura que no cesa, yo creo que ya está levantando valientes para luchar contra los enemigos de Dios.
    ¡Tenemos que seguir, la victoria debe ser de Jesús en nosotros a diario,bendiciones!!!

    Like

  2. Que mal, algo pasó con mi comentario, que fue cortado en algunas `partes, que a ratos cuesta que se entienda la idea…tú sabes que yo siempre escribo la idea completa :(….que pasó, ¿acción invisible?…estas huestes no huyen de mí, pero sí huirán del poder de Dios que tiene blindado mi hogar…abrazos amigo, buenas noches!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s