Libérate

»Oísteis que fue dicho a los antiguos: “No matarás”, y cualquiera que mate será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga “Necio” a su hermano, será culpable ante el Concilio; y cualquiera que le diga “Fatuo”, quedará expuesto al infierno de fuego.

 »Por tanto, si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,  deja allí tu ofrenda delante del altar y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces vuelve y presenta tu ofrenda. Ponte de acuerdo pronto con tu adversario, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y seas echado en la cárcel. De cierto te digo que no saldrás de allí hasta que pagues el último cuadrante.

Esto que he citado es un pasaje del Nuevo Testamento (Mateo 5:21-26). Es dicho por Jesús. De este pasaje se puede entender que Jesús no viene a abolir la ley sino a cumplirla. Pero no solo la cumple, sino que también la radicaliza, critica y supera. Muchos se sienten tranquilos porque no han asesinado o robado a alguien. Pero no es tan simple. Quien falla en uno de los mandamientos, falló en todo. No se trata de sacarse un azul. Esto es aprobar o reprobar. Por esta razón es tan necesaria la sangre de Jesús para que seamos perdonados. Para Dios somos asesinos y adúlteros si no nos arrepentimos y pedimos que seamos perdonados por la sangre de Cristo.

¿Conocen la historia de Caín y Abel? Eva dio a luz a Caín, luego dio luz a Abel. El primero se dedicaba a trabajar la tierra, el segundo pastoreaba ovejas. El Señor se alegraba con la ofrenda de Abel, mientras que con la ofrenda de Caín no. Caín primero debía hacer lo bueno y amigarse con su hermano para que Dios se agradara, pero Caín le guarda enojo y envidia a su hermano. Dios le dice a Caín que él podía dominar ese sentimiento (Gen. 4,7). Nosotros somos dueños de nuestros sentimientos y no esclavos de ellos.

Probablemente Jesús hace referencia a este episodio cuando da esta enseñanza. Jesús habla de una ofrenda, precisamente. Muchas veces nosotros somos como Caín: vamos a Dios, pero con un corazón enojado con nuestro hermano, con nuestro amigo, nuestra pareja, nuestros padres, y nuestra ofrenda no es bien recibida porque tenemos algo pendiente. Nuestra petición no es bien recibida porque aún no tenemos paz en nuestro corazón. Dios nos dice que primero hagamos ese trámite pendiente. Es necesaria la reconciliación. Es necesario hacer la paz.

Yo sé lo que es el resentimiento porque sé lo que es haber sufrido. Sé lo difícil que es perdonar a aquellos que nos hacen mal. Pero si solo pidiéramos o deseáramos el bien a aquellos que son nuestros amigos, ¿qué diferencia habría entre nosotros y el mundo? Dios nos llama a diferenciarnos del mundo. Tenemos que ser mejores, tenemos que ser perfectos como nuestro Dios es perfecto. En esta Tierra no creo que lo lograremos, pero en el Cielo sí. De todos modos, debemos esforzarnos a lo sumo.

Si alguien les hizo daño, perdónenlo. Si ustedes han hecho daño a alguien vayan y pidan perdón antes de que la otra persona pida justicia, ya sea a Dios o a los tribunales. Es necesario que estemos en comunión con las personas de nuestro alrededor para estar en comunión con Dios. Si estamos en paz con ellos, estamos en paz con Dios. Si los amamos a ellos, entonces amamos a Dios. Si los perdonamos a ellos, entonces Dios nos perdona.

Mi mensaje para ustedes es que se liberen. Desaten las amarras, desaten las ataduras de rencor, enojo, envidia y resentimiento. Al desatar aquello permitirán que las bendiciones lluevan del Cielo. Muchos de ustedes probablemente han sufrido mucho. Talvez debido a una ex pareja, talvez debido a un amigo que les ofendió, talvez debido a una persona perversa. No importa la gravedad de la falta: perdonen. Es la única forma de que veamos la gloria de Dios. Es la única forma para que Dios nos perdone. Es la única forma para que Dios nos bendiga y envíe la respuesta a nuestras peticiones y acepte nuestra ofrenda de amor hacia Él.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s