La masturbación

“La masturbacion es un hecho moralmente reprobable. Un sacerdote no debe incurrir en ese acto. [La masturbación] Está prohibida para un laico, sea soltero o casado. No significa que no suceda, pero no todas las cosas que suceden son buenas”. – Cardenal Jorge Medina Estévez.

El Cardenal Medina estudió Biología y se doctoró en Teología. No puedo entender cómo una persona que estudió temas tan interesantes hable de temas irrelevantes como la masturbación o si la performance de Madonna es impura u ofende a Dios (como lo hizo en el 2008).  Aquí descubrimos que la preparación formal no significa nada si esta persona no cultiva su espíritu autónomamente. Ciertamente, he escuchado personas con mucho menos estudios hablar de temas más interesantes y de mejor gusto.

Yo escucho a Madonna. Creo que es una buena artista. No es mi favorita, sin embargo, la encuentro talentosa. No creo que ofenda a Dios. Creo que a quienes trata de escandalizar es a los sacerdotes moralistas y condenadores, pero no a Dios. Ahora, pasando al tema del título de esta columna… La Biblia no habla acerca de la masturbación. No es que a Dios le cause pudor hablar sobre temas sexuales. De hecho, la Biblia está lleno de códigos de comportamiento sexual, sin embargo, se omite rotundamente el tema de la masturbación. ¿Por qué? A DIOS NO LE INTERESA.

Entonces, ¿a quiénes les interesa este tema? ¿Por qué siempre sale a flote? Porque a los “religiosos” les encanta atormentar la vida de las personas. Le encanta hablar de estos temas a líderes en iglesias evangélicas o pastores que les gusta darse aires de santidad. Creen que edifican, pero lo único que hacen es destruir la sanidad mental de los feligreses.

¿Significa esto que Dios no se interesa en la moral sexual?

La respuesta es: ¡No! A Dios sí le interesa la moral sexual, pero no solo la sexual, sino todo tipo de moral. Le interesa que nos comportemos bien porque somos el templo del Espíritu Santo. La Torá dice: “No cometerás adulterio”. Jesús nos dice que cualquiera que mire a otra mujer, codiciándola, ya ha adulterado. La Torá dice: “No matarás”. Jesús nos dice que cualquiera que odie a su prójimo, ya lo ha matado.

¿Significa esto que somos pecadores?

Pues, sí. Si rompemos solo una ley, hemos quebrantado toda la ley.

¿Significa esto que no tenemos salvación?

Tenemos salvación. Para eso Jesús se sacrificó en la cruz: para redimirnos, para lavarnos, para limpiarnos de todo pecado. Tenemos cabida en el reino de Dios. Tenemos cabida porque Jesús ha venido a sanar a los enfermos y no a los sanos. ¿Eres pecador? A ti ha venido Dios.

“Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos”. (Hebreos 4,16). 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s