Feliz día del profesor

La pedagogía no es enseñar a tildar o enseñar a sumar; no es enseñar fechas históricas o el abecedario. Esto es solo un relleno, un pretexto.

La educación es enseñar a los niños que nunca pierdan su inocencia, su fe, su sencillez: valores que los adultos se encargan de apagar, en vez de promover. Jesús dijo que de los niños es el Reino de Dios.

La educación consiste en aprender de tus alumnos, no tanto en enseñarles. Aprender de su candidez, de cómo enfrentan la vida, de cómo logran sus sueños.

La educación no se trata de conocer las notas de tus alumnos o su buena o mala conducta; se trata de saber qué les sucede a tus alumnos, qué les gusta, qué piensan, qué cambiarían, qué sueñan, qué les gustaría ser cuando grandes. La educación se trata de conocer a tus alumnos, sus problemas, sus dudas existenciales. La educación es reír con los alumnos y jugar con ellos; es hacerlos dar lo máximo de sí; es lograr que sean ellos mismos y guiarlos para que sean cada vez mejores personas.

Hay muchas personas que asocian la educación con un colegio, con una asignatura, con tareas, con talleres. Pero la verdad es que la educación no se remite a un recinto físico ni a un tramo horario.

Quienes se dedican a profesores en nuestro país y dicen que no les gusta, me cuesta creerles. Es la profesión más hermosa. Desde mi punto de vista, lo que no les gusta a los profesores es que les paguen malos sueldos, que no valoricen su esfuerzo, hacer pruebas, corregir pruebas, cumplir horarios, levantarse muy temprano en la mañana, irse a sus hogares muy tarde, hacer reuniones de curso, planificar, reuniones con colegas, etc.; pero ¿es esto realmente la educación?

Así como la religión no es un ritual, la educación no es hacer pruebas; así como el Cristianismo no consiste en asistir al templo, la Educación no consiste en asistir a la escuela.

Se dice que los principales educadores son los profesores: grave error. Otros, más liberales, dicen que los más importantes en la educación de los hijos son los padres: otro grave error. La verdad es que el principal educador y maestro es Dios. Jesús enseñaba en las sinagogas, en los montes, en los caminos, etc. Enseñaba con sus actos, sus sentimientos, sus oraciones y sus palabras. Nos enseñó con su nacimiento, con su vida y con su pasión en la cruz. Él es el Maestro, por excelencia.

Dios nos dice que enseñemos a otros: a nuestros hijos, a nuestros amigos, a nuestro prójimo acerca de Él; y Dios nos enseña cada día en nuestros corazones. 

Por eso los invito a meditar en este día del profesor. Celebren a quienes se dedican a esta profesión, a quienes estudiaron esta carrera en la Universidad. Pero no olviden que todos somos, podemos y debemos ser profesores. 

4 thoughts on “Feliz día del profesor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s