Las exigencias de Jesús

Muchas veces se tiende a simplificar mucho el Cristianismo. He escuchado a personas que dicen que solo se trata del amor; pero esa sentencia deja más dudas que respuestas. La verdad es más clara y específica.

¿De qué trata el Cristianismo?

Para responder esa pregunta es necesario ir a los evangelios y leer las palabras de Jesús. Él no solo dio esperanzas y promesas, también entregó mandamientos. Estos mandatos fueron, para ser sinceros, más difíciles aún que los del Antiguo Pacto. Si los mandamientos del Antiguo Testamento se detenían en rituales, los mandamientos del Nuevo Testamento se centran en nuestras relaciones humanas, ya que, cómo tratamos a otros influye directamente en cómo tratamos con Dios.

Muchos cristianos viven su vida en el rencor y el odio; pero Jesús nos enseñó una oración que dice: “Perdónanos nuestras ofensas, así como nosotros también perdonamos a quienes nos ofenden”. Es decir, para que nuestra oración sea oída, es requisito que perdonemos a nuestros enemigos, a quienes nos ofenden, a quienes nos atacan. Y no solo eso. Se nos exhorta incluso a interceder por ellos, es decir, orar por aquellas personas que nos dañan. Ellos podrían ser futuros discípulos de Cristo. ¿Cuántos cristianos hacemos esto? ¿Cuántos tomamos en serio las palabras de Jesús?

Ni el amor ni el perdón son una opción: son mandamientos. Si nos consideramos verdaderos seguidores de Jesús no podemos ver el perdón como una alternativa. Dios nos dice que amemos al prójimo como a nosotros mismos. ¿Si no podemos amar a nuestro hermano que vemos, cómo podremos amar a Dios que no vemos? Sin embargo, muchas veces nuestros actos están originados, no en el amor, sino en la venganza y en la ira. Otras veces no aceptamos al otro, al diferente.

Algunos creen que hay seres humanos de primera, segunda y tercera categoría. Esto siempre ha sido así. En tiempos de Jesús, los que no eran israelitas valían menos. Sin embargo, Jesús se maravilló con la gratitud que mostró un samaritano al ser sanado (fueron 10 sanados, pero solo uno regresó). Se maravilló al ver la fe de la mujer siro-fenicia (creyó en la bondad divina, pese a las duras palabras que le dijo Jesús). Se maravilló con el centurión romano que le dijo que bastaba con que dijera la palabra y su criado sería sano.  

Para Jesús no existen diferencias de valor o dignidad entre personas. Él se identifica con el ser humano, por lo tanto, todos valen, todos importan. Jesús nos enseñó que no debíamos juzgar. Sin embargo, siempre nos sentimos tentados a juzgar, sin darnos cuenta que con esto nos desgastamos en una tarea que no nos corresponde. Además nos enemistamos, perdemos vínculos y lo único que ganamos es subir la vara con la cual se nos juzgará (con la vara que medimos seremos medidos). No seamos jueces de otros. Seamos hermanos. Somos todos hijos del mismo Dios.

Dios es nuestro Padre, sin embargo, veo pocos que realmente confían que tiene un Padre bueno en el Cielo. Muchos ven a Dios como un ser duro, difícil, inaccesible y castigador. Mirar así a Dios es carecer de fe. Debemos comprender que un padre desea lo mejor para nosotros, ymucho más si este Padre es perfecto.

Los motivo a conocer los mandamientos de Jesús, las exigencias de Jesús. No nos quedemos en la invitación. También conozcamos qué es lo que nos tiene que decir el anfitrión del banquete. Acerquémonos y abracémoslo como lo hizo Juan. Pongámonos a sus pies para escuchar sus enseñanzas como lo hizo su amiga María. Sigámoslo fiel y fervientemente como lo hizo la Magdalena. Él tiene una Palabra preparada para nosotros. Solo necesitamos estar atentos para oír. 

Dejo una canción, que en algunas partes, se acerca a lo que quiero decir: “El verdadero amor perdona” de Maná. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s