La gente no quiere sexo, quiere amor

Si miramos los mayores éxitos artísticos de los últimos años nos daremos cuenta de un mensaje que nos está entregando la población. Este mensaje es que la gente anda buscando amor y no sexo. Sin embargo, algunos insisten en hablar de sexo. Veo muchas revistas, especialmente dedicadas a público femenino, dedicadas al tema sexo. Los temas cliché se ven una y otra vez: infidelidades, posturas en la cama, etc, etc, etc.

Tal vez los críticos puedan estar en desacuerdo conmigo, pero pienso que la saga Crepúsculo fue un éxito enorme. Esta saga literaria como cinematográfica —desde mi visión, muy bien realizada— no se centra en el sexo, sino en el amor entre un vampiro y una humana. Si a esto le sumamos que las películas que más dinero han recaudado en la historia son Titanic [1997] (historia de amor entre un pobre y una mujer de la elite) y Avatar [2009] (historia de amor entre un humano y una alienígena), creo que el mensaje de la audiencia y la población mundial es bastante claro.

Shakespeare tenía claro que el amor era lo que buscaba la gente. Por esa razón creó la obra de amor más importante de todos los tiempos: “Romeo y Julieta”. Esto también lo han entendido los grandes músicos contemporáneos.

La gente necesita leer una historia de amor. La gente necesita ver películas de amor. La gente necesita escuchar música con letras románticas. ¿Por qué? Porque el amor está prohibido. El amor es tabú. Ya no puedes decirle a alguien “te amo” delante de tus amigos o amigas o serás tildado de anticuada/o. Por eso solo nos lo permitimos escucharlo seriamente en una película o en una canción.

En nuestra sociedad hipócrita, no obstante, ser romántico no es cool, es cursi. No es popular ser monógamo, lo mainstream es tener múltiples parejas sin compromiso. No es sexy tener hijos ni casarse. Es mucho mejor visto trabajar y mantenerte soltero/a.

¿Entonces por qué triunfan las películas románticas? ¿Por qué los grandes bestsellers no tratan de sexo o de personas que se mantienen solas hasta siempre? Hay una contradicción aquí, ¿no creen? El arte, de alguna forma, se ha encargado de mostrarnos nuestra verdad, nuestra condición antropológica. Esta es que fuimos creados para estar en pareja, no para la poligamia ni para la soledad.  

Les aseguro que todos prefieren (aunque no todos lo sepan) tener una persona a su lado que los acompañe, los apoye, los valore, los entienda, los escuche cuando se sientan mal, se ría con sus bromas, alguien que sea su cómplice, su complemento. Y esto solo se logra con relaciones a largo plazo, no con affaires de una noche. El sexo no trae felicidad, el amor sí. El sexo no es lo más importante, el amor sí lo es. La relación sexual es el clímax del amor, pero no es el amor el clímax del sexo. El mejor sexo no es que se hace a escondidas, el que es fruto de algo prohibido, el que tiene múltiples juguetes eróticos. De hecho, cuando se empieza a abusar de estos recursos, es señal de que algo no está funcionando. El mejor sexo es el que se hace con la persona indicada, con aquella persona en la cual confías. Esa entrega que le haces a quien le has mostrado tu corazón. Este sexo no necesita condimentos porque como dice Ricardo Arjona en una de sus canciones, el mejor afrodisiaco no son los mariscos, sino el amor.

Finalmente, les dejo una canción romántica llamada ‘Madness’ de Muse. 

One thought on “La gente no quiere sexo, quiere amor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s