Atrévete

Las Crónicas de Narnia es una saga famosa, pero no tan popular. Se llevó al cine, pero no logró el éxito comercial que sí lograron las películas de Harry Potter, Crepúsculo, El Hobbit o El Señor de los Anillos. Yo soy uno de esos fanáticos acérrimos de la saga. Una de las personas que vibró con cada palabra del libro, se emocionó con cada imagen, se inspiró con la relación entre Cristianismo y la historia del libro, saltó de alegría con cada film que se hizo de la saga. Yo nunca hubiera podido disfrutar como lo hice si C.S. Lewis no se hubiera atrevido a publicar sus libros. Él tenía a un ácido crítico a su lado. Pero no se trataba de un periodista que lo odiara o de un enemigo anónimo, sino de un amigo muy cercano: J.R.R. Tolkien.

Se dice que cuando Lewis le mostró el primer libro de la saga narniana (“El león, la bruja y el ropero”) a su amigo Tolkien, este último lo rechazó, le pareció una mala combinación de personajes, etc. Pero no fue esta su única crítica. También rechazó que Lewis hiciera una teología popular. Según Tolkien esta debía ser dejada a los expertos. Para Tolkien, que una persona no tuviera una formación en la materia e hiciera teología era poco ortodoxo. Nuevamente, agradezco la valentía de Lewis para escribir textos de teología. Esos textos me daban alimento espiritual mientras vivía mi época universitaria. Me otorgaban una inmensa alegría.

Cuando tengas una idea nueva, simplemente, déjate llevar por esta. No escuches tanto las críticas. Las críticas son necesarias, pero no deben ser mandatorias ni castradoras, solo deben servirte para crecer y ser mejor. Si innovas, de seguro, tu idea no será bien tomada en cuenta. Esto es porque vivimos en una sociedad prejuiciosa llena de estándares, normas que seguir, muchos innovadores exitosos a quienes la gente tiende a imitar. 

Una canción de Los Prisioneros dice lo siguiente:

En el colegio te enseñan que cultura es cualquier cosa rara menos lo que hagas tú.

Probablemente te digan que las cosas raras de Picasso tienen sentido, pero si tú haces algo distinto te dirán que es feo, pobre o miserable, o que te falta el talento. Debiéramos darnos apoyo entre todos.

Cuando hacemos algo distinto, cuesta que se nos entienda. Cuesta que se nos apoye. Pero, al final, quienes se atreven a realizarlo, quienes se atreven a publicar su libro, a postear su dibujo, a cantar su canción, a interpretar su obra… Puede ocurrir que no logren un tremendo éxito comercial, puede que no sean llamados “genios”, puede que incluso sus seres queridos les digan que van por un mal camino. Pero les quedará la satisfacción de haberse atrevido. Les quedará la hermosa sensación de cuando alguien se acerca a ti y te dice que le llegó al alma una estrofa, un pedazo de música o una interpretación teológica de la Biblia. 

Todos tenemos que aprender, pero el aprendizaje consiste en hacer. El camino es energía. El camino no es quedarse paralizado. El camino es avanzar, marchar, el camino es amar… El camino es Jesús. 

(Dedicado a Fernanda Ryuzaki).

2 thoughts on “Atrévete

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s