No todo lo que nace en pecado es necesariamente malo

No todo lo que nace en pecado es malo, mas no me malinterpreten: el pecado es malo, yo odio el pecado; pero no hay que perder de vista que Dios tiene el poder de cambiar el destino de todo y todos. Él hace nuevas todas las cosas (Ap. 21, 5). Además, no hay nada en la creación que sea absolutamente malo. Vivimos en un mundo corrompido por el pecado, pero creado por Dios. Hay algunos que piensan que el cuerpo es malo, el sexo es malo, los placeres son malos, los pensamientos son malos, las creaciones son malas; olvidando que Dios creó el cuerpo humano, el sexo, el placer y la mente.

Hay personas que piensan que el alma es buena y que el cuerpo es malo. Esto es falso. La verdad es que tanto el alma como el cuerpo son buenos, es solo que estamos contaminados por el pecado. Precisamente, por esta razón vino Jesús a la Tierra: para liberarnos de esta condición de pecado en la cual existen quienes aún no reciben el regalo de su salvación mediante el sacrificio de Jesús en la cruz. Si no recibimos la salvación de Cristo, estamos en la misma situación que un genocida, violador, asesino (y lo peor que puedan imaginar), ya que quien quiebra un solo de los mandamientos ha quebrantado toda la Ley (Santiago 2, 10).

Pero continuemos con la idea principal.

Dios se encarnó por medio del Espíritu Santo en una mujer imperfecta: María. Ella era pecadora como todos nosotros, aunque también fue bendita entre las mujeres (Lc 1, 28). Hay una religión que inventó que María fue concebida sin pecado. Uno de los feriados legales es por esta razón: la Inmaculada Concepción (8 de diciembre). Este fecha no trata de la concepción de Jesús, sino de la concepción de María; sin embargo, esto es falso. No es lo que aparece en la Biblia, es solo un dogma humano. No obstante, lo que yo quiero resaltar es que Dios no eligió una mujer sin pecado, no eligió un ángel tampoco. Dios se encarnó en una descendiente de Adán y Eva, quienes fueron los responsables de traer el pecado al mundo.

Yendo más atrás, podemos ver que el linaje del cual nació Jesús, debía ser el linaje de David. El rey David fue un hombre de Dios y de fe, de eso no hay duda. Sin embargo, no era perfecto. Su descendencia Real fue fruto de una relación con una mujer casada (Betsabé), por tanto, provenía de una relación que violaba el séptimo mandamiento (“No cometerás adulterio”). Sin embargo, ese hijo sería el hombre más sabio que haya existido en la historia: Salomón. Hay sectas diabólicas que creen que lo que nace en pecado debe ser eliminado, pero Dios siempre ha prohibido los sacrificios humanos.

Lo que nace en pecado no es malo. Si fuera por ello, todos seríamos aborrecibles ante Dios; sin embargo, Dios nos ama. Dios tiene poder para transformar algo corrompido en algo bueno. De hecho, eso es lo que hará, cuando vuelva por segunda vez. Transformará el universo en una Nueva Tierra y Nuevo Cielo. Y nosotros mismos, quienes somos discípulos de Jesús, seremos transformados y ya no conoceremos más el pecado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s