Respeta tus tiempos, cómo prevenir la depresión

Hoy les hablaré de cómo prevenir estados anímicos bajos. La Biblia es un libro que nos muestra personas reales, no mitificadas, lo cual nos sirve para comprender de mejor al ser humano.

Estamos acostumbrados a asociar la depresión a problemas, pero no es una relación del todo correcta. Sabemos de muchas personas que sufren depresión y que han sido exitosas en la vida. La Biblia nos muestra personas que estuvieron muy deprimidas, al punto de pedir a Dios que les quitara la vida. Hablo de Moisés, Elías y Jonás. Los tres cayeron en una profunda depresión, pero no luego de tener fracasos, sino una gran victoria; adicionalmente, los tres cayeron en depresión luego de tener un gran desgaste físico, mental y espiritual.

Veamos con detalle el caso de Elías. (Si tienen interés pueden leer lo ocurrido con Moisés en Números 11, 10-20 y lo de Jonás en Jon. 4). Comencemos.

Elías ora, diciéndole a Dios que consumiera con fuego del cielo un buey de sacrificio que había preparado, para demostrar de esta forma que el Dios de Israel era el verdadero y no los dioses a los cuales los profetas servían (Baal y Aserá). Dios responde y consume con fuego. Luego de eso Elías los ejecuta. El hecho de orar implica un desgaste de energía, sumado a a al carga emocional de ejecutar a los falsos profetas. Pero la historia no termina allí. Además de todo esto la Biblia relata que Elías caminó todo un día en pleno desierto. Finalmente, se sienta al lado de un arbusto y dice:

“Estoy harto, Señor -protestó-. Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados”. (1 Reyes 19, 4).

Elías dice esto luego de haber tenido una gran victoria espiritual, pero también luego de haber experimentado un gran desgaste físico, espiritual y emocional. ¿Qué hizo Dios? Para empezar, no le responde esta oración, sino que lo alimenta, lo hace dormir; luego lo vuelve a alimentar para enviarlo a un lugar totalmente solitario. De esta forma Elías logra descansar. Elías se había sobre exigido. Fue un gran profeta, pero no respetaba sus tiempos, por lo cual, terminaba exhausto, pero de una manera nociva.

Si hay algo que podemos aprender de este pasaje es que todos necesitamos descanso. Luego de hacer un gran esfuerzo, necesitamos retirarnos, no podemos seguir con el mismo ritmo de trabajo o terminaremos destruyéndonos. Por esta razón Dios instituye el día de reposo. Para decirnos que necesitamos descansar. También por esta razón creó la noche. Para decirnos que debemos dormir. Si estuviéramos siempre de día, probablemente siempre estaríamos en vela y nos desequilibraríamos. Probablemente las jornadas laborales serían de más de 9 horas diarias.

Necesitamos dormir, necesitamos comer, necesitamos beber. Dios sabe esto mejor que nosotros. Nosotros tendemos a ser déspotas con nosotros mismos y no nos tratamos lo suficientemente bien. No nos medimos muchas veces y terminamos faltándonos el respeto. Pero Dios nos enseña a través de estos pasajes cómo evitar el desánimo. Nos enseña a delegar, a hacer pausas, a retirarnos cuando todo está muy difícil, a recostarse al lado de la sombra cuando el sol cae directo sobre nosotros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s