Joven y alocada: los pecados del mundo evangélico

Ayer fui a ver el film “Joven y alocada”. Pienso que es una de las mejores películas chilenas. Tal vez es la mejor que he visto, al menos en guión, ya que la actuación de Alicia Rodríguez es pobre en comparación a lo que el personaje demanda. De todos modos, la actriz logra expresar una ternura carismática, la cual es muy necesaria en la película.

Joven y alocada trata sobre una chilena evangélica ABC1 o “evangelais”, como dice ella, que cursa cuarto medio y se prepara para ingresar a la universidad. Muestra las grandes restricciones que se les impone a los evangélicos y cómo estas restricciones desencandenan grandes tabúes.

A la mayoría de los evangélicos se les prohibe ir a fiestas, beber alcohol, tener sexo antes del matrimonio, etc. En algunos casos, son tan extremos que prohiben incluso ir al cine (por lo cual yo no podría estar hablando de esto). Ahora esto no significa que la mayoría no vaya a fiestas, beba alcohol y tenga sexo antes del matrimonio, pero sí significa que estas personas vivan con una carga psicológica de culpa mucho mayor en comparación a personas que no van a ninguna iglesia. Es decir, estas personas no viven la redención que Jesús enseña. No viven con la libertad que Jesús enseña y todo es por culpa de algunos pastores, que en muchos casos son unos verdaderos ciegos.

Si hay un principio que he notado en el mundo evangélico es que pareciera que el principal objetivo es que la gente no se divierta. Es como si quisieran que todos los feligreses tuvieran una vida de sacrificio y entrega, pero no una entrega feliz, sino una entrega dolorosa. Algo que no creo que sea lo que pidió Jesús, ya que él fue quien sufrió. Él no espera que vivamos una vida masoquista solo por agradarlo, sino que creamos y confiemos en él.

¿Cuál es el resultado? ¿Personas más comprometidas? Tal vez. Pero también esto deviene en que exista mayor rebeldía, lo cual queda expresado en el blog y la vida de esta joven en donde escribe cosas obscenas y sexualizadas que probablemente solo hace en oposición al mensaje que se está enseñando.

No es que la joven ni los jóvenes (alocados y no alocados) no busquen a Dios, sino que no se sienten aceptados en un mundo tan moralista. El asunto se agrava cuando los padres son severos con ellos y tienen una moral igual o más restrictiva que el pastor.

Jesús ha venido a liberar a las personas y no a aprisionarlas. Ha venido a rescatarnos de la opresión del pecado perdonándonos. No es necesario que los pastores sean jueces. Ya bastante castigo y juicio hay en esta sociedad como para que esto se replique en las iglesias. Lo que la gente necesita es vida, libertad, perdón y eso es lo que nos ofrece Jesús: algo que en ninguna otra parte podremos encontrar.

The problem of films about demons

[Este artículo está disponible en español acá]

Today I saw the movie ‘The Devil Inside’ (2012). I think the criticism of the American press is puerile. They criticize is that lacked supernatural scenes that caused fear. I have nothing to criticize from the point of view of a movie buff. I think the film is well made.It is a false ducumental, which apparently is the fashion style that imposed The Office (TVseries).

Continue reading