El valor de un hombre

El valor de un hombre no se mide en el desarrollo de su musculatura.

El valor de un hombre no se mide en su inteligencia, sus capacidades o su productividad laboral.

El valor de un hombre no se mide en su claridad, destreza, atractivo o agudeza.
El valor de un hombre no se mide en su labor, su fortuna, su herencia o su familia.
El valor de un hombre no se mide en si aguanta estoicamente el dolor o si se pone a llorar como un niño a la más mínima provocación.
El valor de un hombre no se mide en si sabe resolver problemas, en vez de provocarlos.
El valor de un hombre no se mide en si tiene o no alguna adicción.
El valor de un hombre no se mide en su resolución y determinación.
El valor de un hombre no se mide con ninguno de estos parámetros.
El valor de un hombre se esconde en que fue creado y diseñado por y para Dios.
El valor de un hombre es el ser creación divina, admirable y bella.
El valor de un hombre no es la cantidad de amor que él siente, sino que es el amor que siente su Padre por él.

Dices que no crees en Dios

 

Dices que no crees en Dios,
pero cuando te hablo de Él
tus ojos se iluminan,
tu corazón se alegra
y tu conciencia tambalea.

Dices que no crees en Dios,
que ahora eres ateo o agnóstico,
pero cuando eras niño,
al ver salir el sol cada mañana,
era natural para ti creer
que alguien había creado aquella luminaria.

Dices que no crees en Dios,
pero sabes que todo lo que has obtenido,
todo lo que has logrado,
y —sin exagerar—
toda tu existencia
se la debes a Él.
Sabes que Él te formó en el vientre de tu madre.

Dices que no crees en Dios,
pero sabes que Él te ama
y sabes que en el fondo de tu corazón
hay un pábilo que no se apaga,
una luz que no se rinde
y un amor por el cual vale la pena luchar.

Dices que no crees en Dios,
pero tus recuerdos de Él son más poderosos
que los escritos de los supuestos intelectuales
a los cuales les dedicas tiempo y fatiga.
Ellos no pueden llenar tu corazón,
ellos no pueden transformarte,
ellos no pueden completar tu día.

Dices que no crees en Dios;
pero cuando Él toca tu alma,
es difícil negarlo,
es difícil no apreciar
que haya dado Su vida por ti;
es difícil no notar
su gracia admirable,
su abrazo infinito,
su calor afable.

Es difícil negar que estando con Él
todas las cosas son maravillosas.

Dices que no crees en Dios,
pero Dios aún te está esperando,
Dios todavía tiene un plan para ti
—el mismo plan que tenía cuando te creó—
porque Dios sabe que aún crees en Él,
porque Dios no te olvidó
Dios no te desechó.
Para Él aún eres la oveja más preciada del rebaño.

Padre Nuestro

Este poema refleja cómo me siento hoy:

“Nocturno”, de Gabriela Mistral.

Padre Nuestro, que estás en los cielos,
¡por qué te has olvidado de mí!
Te acordaste del fruto en febrero,
al llagarse su pulpa rubí.
¡Llevo abierto también mi costado,
y no quieres mirar hacia mí!

Te acordaste del negro racimo,
y lo diste al lagar carmesí;
y aventaste las hojas del álamo,
con tu aliento, en el aire sutil.
¡Y en el ancho lagar de la muerte
aun no quieres mi pecho oprimir!

Caminando vi abrir las violetas;
el falerno del viento bebí,
y he bajado, amarillos, mis párpados,
por no ver más enero ni abril.

Y he apretado la boca, anegada
de la estrofa que no he de exprimir.
¡Has herido la nube de otoño
y no quieres volverte hacia mí!

Me vendió el que besó mi mejilla;
me negó por la túnica ruin.
Yo en mis versos el rostro con sangre,
como Tú sobre el paño, le di,
y en mi noche del Huerto, me han sido
Juan cobarde y el Ángel hostil.

Ha venido el cansancio infinito
a clavarse en mis ojos, al fin:
el cansancio del día que muere
y el del alba que debe venir;
¡el cansancio del cielo de estaño
y el cansancio del cielo de añil!

Ahora suelto la mártir sandalia
y las trenzas pidiendo dormir.
Y perdido en la noche, levanto
el clamor aprendido deTi:
¡Padre Nuestro, que estás en los cielos,
por qué te has olvidado de mí!

Uprising

Se acabó la sumisión. Empecemos la revolución. Que comience el levantamiento. La canción que mejor logra expresar lo que intento decir es “Uprising” de la banda inglesa Muse. Si la desea escuchar está con subtítulos al final de este artículo.

Analicemos la canción.

The paranoia is in bloom, the PR / The transmissions will resume / They’ll try to push drugs / Keep us all dumbed down and hope that / We will never see the truth around. (La paranoia se está multiplicando, las transmisiones de Relaciones Públicas continuarán. Van a tratar de introducirnos drogas para mantenernos alienados de la realidad). 

Efectivamente vemos una creciente paranoia. La gente no se atreve a hablar de su fe en Dios. Están atemorizados por los gobiernos autoritarios o, simplemente, tienen miedo de que la gente se burle de sus creencias. Los creyentes hemos estado asustados mucho tiempo. Debemos abandonar esa actitud.

En consultas psiquiátricas hay un creciente aumento de píldoras para adormecernos. Intentan adormecer nuestra sana rebeldía, nuestra oposición a la injusticia y nuestra creatividad. A los niños prefieren prescribirles Ritalin en vez de explorar nuevas formas de aprendizaje. Quieren reprimirles sus sueños y su imaginación de un mundo mejor.

Rise up and take the power back, it’s time that The fat cats had a heart attack, you know that Their time is coming to an end, we have to Unify and watch our flag ascend. (Levántense y retomemos el poder. Es tiempo de que los peces gordos sufran un infarto. Su tiempo ha llegado a su fin, tenemos que estar unidos y ver nuestra bandera ascender). 

Es hora de levantarnos. No tenemos por qué ser sumisos frente al poder del mal. Los peces gordos, es decir, los demonios, van a sufrir cuando vean que nos unimos para predicar el evangelio. Ellos nos quieren ver en silencio y apaciguados. Cuando vean que nos unimos para hacer el bien y actuar conforme a las leyes divinas (no a las leyes de este mundo) saldrán huyendo. Hagamos que la bandera de Cristo ascienda y se vea en el cielo para que de todas las naciones lo puedan contemplar.

They will not force us (Ellos no nos obligarán).

They will stop degrading us (Ellos dejarán de degradarnos).

Wi will be victorious (Nosotros seremos victoriosos). 

Los gobernantes injustos no nos obligarán a actuar en contra de las leyes de Dios. El mundo dejará de pisotearnos y de humillarnos. Aquellos que nos dicen que es imposible que nuestros sueños se hagan realidad serán callados cuando vean nuestro triunfo. Ahora nos aferraremos a las promesas divinas. 

¿Qué dice la Biblia?

Nadie te podrá derrotar en toda tu vida, y yo [Dios] estaré contigo (Josué 1,5).

Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza. No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas. (Josué 1,9).

Unámonos en esta revolución cristiana mundial. Amén.

Poema de Dios

Yo camino a tu ritmo
Enlentezco mi paso si te cansas
Me apresuro si avanzas un largo trecho
Te llevo en brazos cuando te lastimas
Te hago descansar cuando te agitas
Te ayudo cuando me necesitas
Te socorro cuando estás en aprietos
Te abrigo cuando tienes frío
Te doy sombra cuando estás en el desierto
Te defiendo cuando eres inocente y te acusan sin razón
Y abogo por ti cuando eres el culpable
No permito que nadie te juzgue porque yo te he perdonado
Te saco de prisión y de prisiones
Mientras mi ley es de vida
La ley de este mundo es muerte
Te muestro un rumbo diferente al del mundo
Un lugar sin tanta prisa y sin tanto tráfico
Un lugar con más cielo y estrellas
Que tierra y lodo
Un lugar con más deseos cumplidos
Que estrellas fugaces
Un lugar con más de ti
Y más de mí
Un lugar con más palabras de aliento
Que palabras de reprensión
Un lugar con la felicidad
Con la que tanto has soñado
Pero que nunca has encontrado
Te señalo con dulzura mi enseñanza
Te espero pacientemente cuando no estás conmigo
Mientras te invito cada mañana a que estés junto a mí
Susurrándote al oído Mi Palabra
Te busco para hablarte directamente
Porque te amo y sé que en el fondo
Tú también me amas
Es solo que a veces no te das cuenta
Quiero decirte en esta noche
Que mires las estrellas
Y pienses en mí
Quiero que te recuestes en mi refugio
Quiero que te aprendas a amar
Para que también puedas amar a mis otros hijos
Estoy contigo
No lo olvides
Camino contigo cada día
Estoy en el fulgor del sol matinal
Estoy en el viento que sientes en la quietud
Estoy ahí cuando lloras porque te sientes solo
Estoy ahí cuando ríes cuando estás con tus amigos
Estoy en tu corazón cuando sientes la alegría del romance
Estoy en tu alma cuando piensas en el universo
Yo soy el que te da ánimo renovado al despertar
Y el que hace tu corazón latir con más fuerza
Yo soy
El mismo ayer y hoy
No desfallezcas que no falta mucho para que recibas tu recompensa
No dejes de caminar ahora que falta tan poco
Haré lo que sea necesario
Para defenderte y no permitir que te hagan daño
Podrás equivocarte
Podrás ser débil y cometer faltas
Que algunos nunca serán capaces de perdonar
Pero yo te amo
Y nunca podré dejarte de amar.